viernes, 15 de febrero de 2013

 FARO DE HÉRCULES :



Construido por los romanos hace casi 1900 años, la Torre de Hércules, en la Coruña, es el único faro de la antigüedad que sigue funcionando hoy en día. Catalogado Patrimonio de la Humanidad en 2009 por laUNESCO, necesita una constante renovación y restauración para protegerlo de los fuertes vientos del Atlántico.
A lo largo de siglos la fuerza del mar ha provocado innumerables naufragios en la rocosa costa gallega. En el apogeo del Imperio Romano, casi toda la península Ibérica se encontraba bajo su dominio. Los romanos construyeron una vasta red de faros tanto en la costa mediterránea como en el océano Atlántico.
Sin embargo la Torre de Hércules o ‘Farum Brigantinum”, como era conocido hasta hace poco, es el único que sigue en uso. La construcción de la torre es en su mayor parte romana aunque cornisas, ventanas y cúpulas han ido siendo añadidas con el paso del tiempo.
Además a lo largo de los siglos la torre ha sido objeto de numerosas restauraciones.
“Los faros en el Mediterráneo se encuentran a la entrada de los puertos. Eran faros que estaban al nivel del mar. En el Atlántico tenían una función diferente. Su función era señalar la orografía del terreno. Señalar cuál era el camino para separarse un poco de la cosa y no caer en los acantilados. Es por eso que se situaban en altos promontorios. En el caso de la Torre de Hércules se sitúa en un promontorio de 57 metros, más los 47 metros de altura del faro en sí, significa que estamos a una altura de más de cien metros sobre el nivel del mar”, señala Ana Goy Diz, directora del proyecto de restauración:
Su estratégica ubicación y su altura también le colocaron en primera línea para la defensa del país contra los ataques extranjeros.
Pero como sucede con otros faros, su principal función es evitar que los barcos choquen contra las escarpadas rocas y acantilados de esta costa .
En el año 2007 la torre necesitaba urgentemente trabajos de mantenimiento. Fue entonces cuando el gobierno gallego decidió llevar a cabo una restauración del edificio con un presupuesto de dos millones de euros.
Juan Manuel Doce Porto es uno de los arquitectos que participaron en la restauración de la torre.
Asegura que gracias a la excepcional construcción romana, y a los trabajos de restauración, la estructura nunca ha estado en grave peligro a pesar de las duras condiciones que tiene que soportar.
“Una vez realizada la restauración del año 1992-1993 podemos concluir que el estado en el que nos encontramos la Torre de Hércules en el año 2007 es un estado muy bueno teniendo en cuenta la edad que tiene el monumento y la zona en la que está situada, sometida a unas grandes presiones medioambientales e incluso con unos agentes agentes atmosféricos muy agresivos “, señala el arquitecto Juan Manuel Doce Porto.
Se cree que la Torre de Hércules está inspirada en el Faro de Alejandría en Egipto.
Hoy funciona como un faro automático y es una de las mayores atracciones turísticas para los cientos de visitantes que viajan cada día hasta aquí para contemplarlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada